Nulidad de la cláusula de avalistas de préstamos bancarios

Es posible dejar de ser avalista del préstamo bancario de nuestros hijos, ya sea para comprar una vivienda o para iniciar una actividad empresarial.

Ha sido muy frecuente, en estos últimos años, que las entidades financieras, a la hora de conceder préstamos, sean hipotecarios o de otro tipo, han condicionado la concesión de estos al hecho de que existieran avalistas personales.

Estos avalistas, normalmente familiares -con frecuencia los padres- firmaron sin ningún tipo de asesoramiento esta cláusula de aval que viene impuesta por el banco donde renuncian, entre otras cosas al derecho de excusión. Por esta renuncia, la entidad bancaria puede dirigirse en primer lugar contra el avalista antes que contra el deudor principal.

Postura del Tribunal de Justicia de la Unión Europea

El TJUE, siempre en defensa del consumidor, ha hechos varias interpretaciones de la Directiva 93/13 CEE. De esta forma, si el avalista tiene carácter de consumidor, entendido como tal al consumidor final privado, se puede decretar esa nulidad. Para el caso de avalistas de empresas, se exige, además, que no tengan vinculación accionarial ni de gestión con la empresa.

Esto es un balón de oxígeno para muchas familias que firmaron en su día estos avales a sus hijos, por la empresa o por la vivienda y ahora la situación económica familiar ha cambiado.

Llámenos y concierte una cita gratuita en el despacho y con tranquilidad veremos su escritura pública de préstamo y le asesoraremos en los pasos que debe seguir.

Dejar de ser avalista en un préstamo hipotecario con Torrijos Abogados Valencia #esposible
Nuestro departamento de Derecho Bancario y financiero está especializado en todo tipo de casos que tienen que ver con los avalistas de préstamos bancarios y otro temas relacionados con los abusos de las entidades bancarias. Nuestros abogados profesionales se especializan en determinados casos para ofrecer el mejor asesoramiento posible, para que posteriormente se traduzca en un caso exitoso para el afectado y para nuestro despacho.