¿Cuáles son los delitos informáticos más comunes?

phishing, skimming, robo de datos, stalking, estafa

En la actualidad, los delitos informáticos son cada vez más habituales entre los usuarios y por ello queremos dejaros a vuestra disposición nuestro “diccionario de delitos” más comunes.

Desde Torrijos Abogados queremos remarcar la posibilidad de denunciar este tipo de delitos y que, en caso de ser víctima, te acompañaremos durante todo el proceso. A continuación os dejamos los delitos informáticos más comunes:

Phishing

El phishing es, sin duda, uno de los delitos informáticos que más perjudica a los usuarios. Este concepto se basa en obtener, a través de engaño, que el usuario comparta información confidencial como es la información bancaria, número de tarjetas de crédito, contraseñas, etc. Esto se hace a través del correo electrónico o a través de algún enlace falso que lleva a solicitar el ingreso de datos que se quieren conseguir.

Skimming

El skimming hace referencia a la captura y transferencia no autorizada de datos de pago a otra fuente. Los delincuentes se dedican a capturar los datos de pago de la tarjeta, en la mayoría de casos, con banda magnética cuando el usuario está pagando y no tiene control sobre el terminal.

Vishing

Otro tipo de phishing es el vishing y ese ataque se produce a través de una llamada en la que alguien se hace pasar por un agente de Microsoft. A la víctima se le informa de que han detectado un virus en su ordenador y la solución es dar los datos de su tarjeta de crédito para así poder instalar un antivirus o una versión más actualizada. Una vez esto sucede, el delincuente tiene datos de la tarjeta de crédito y en muchos casos, instalan un malware en el ordenador de la víctima.

¿Y qué es malware?

El malware puede contener cualquier cosa como puede ser un troyano bancario. Este troyano vigila la actividad bancaria de la víctima para así obtener aún más información, como puede ser la contraseña, movimientos, saldo, etc.

Phishing en un motor de búsqueda

Phishing en motor de búsqueda o también conocidos como troyanos SEO, es cuando los atacantes trabajan para posicionarse en el primer resultado en una búsqueda mediante los motores de búsqueda. Al hacer clic, lleva al sitio web del hacker donde puede robar información en caso de interactuar o introducir datos. Estos sitios web pueden parecer como cualquier otro sitio web, pero suelen falsificarse entidades como bancos, redes sociales, sitios de compra. 

Phishing por e-mail

Este tipo de phishing es uno de los más utilizados y conocidos. Lo que hacen los atacantes en esta ocasión es informar de que la cuenta está comprometida y que se necesita responder urgentemente haciendo clic en el enlace.

Estos emails se caracterizan por un lenguaje con faltas de ortografía y/o gramaticales.

Robo de datos

Para la realización de este delito se utilizan programas para acceder a los datos de la víctima, sea una persona física, empresa o institución. En los últimos años hemos sido testigos de robos de datos de plataformas como Facebook o Hacienda.

Estafa

En nuestro sector jurídico, la estafa está al orden del día y en lo que se refiere a delitos informáticos, los delincuentes roban y suplantan la identidad de la víctima en el espacio digital para así llegar a los datos que desean. Se utilizan técnicas como spam, web falsa, software ilegal, etc.

Una vez el delincuente obtiene la información personal del usuario, obtiene sus tarjetas de crédito o débito, pudiendo realizar compras e incluso pasarte por esa persona. 

Amenazas y acoso

Estos dos conceptos son los delitos más comunes, sobre todo entre adolescentes. Esto se produce cuando anónimos amenazan, acosan e incluso maltratan de forma psicológica a usuarios, que en la mayoría son menores.

Dentro de este delito incluimos los términos sexting y stalking:

Sexting hace referencia al envío de imágenes o mensajes con un contenido sexual hacia otra persona. En el sector jurídico esta acción no se considera legal hasta que no se involucre un menor de edad.

Stalking, por otro lado, se refiere cuando la víctima es perseguida y vigilada por otra persona a través de medios digitales.

Extorsión

La extorsión consiste en que los delincuentes roben información confidencial y exigen dinero a la víctima a cambio. Debido al miedo de mostrar esa información, la víctima accede a transferir el dinero.

Whaling

El whaling es un tipo de phishing dirigido hacia personas de altos cargos dentro de una empresa. Suele ser por e-mail en el que se informa de que la empresa tiene que hacer frente a consecuencias legales, por ejemplo, y debe hacer clic en el enlace para más información.

Una vez se hace clic en el enlace, se pide que se introduzcan datos importantes de la empresa como puede ser la cuenta bancaria o la identificación fiscal.

Smishing

La técnica que se utiliza en smishing son los mensajes de texto o SMS. Igual que en los otros casos, el SMS contiene un enlace para hacer clic y así introducir los datos deseados por los delincuentes.

Son cada vez más comunes los mensajes relacionados con la tarjeta de crédito o la cuenta bancaria.

    ¿Te ha resultado útil la información? ¿Necesitas ayuda? Contáctanos







    oval mailpoet

    ¡Hazte BeLegal!

    ¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

    Open chat
    ¿Necesitas ayuda?
    ¡Hola!
    ¿Cómo podemos ayudarte en Torrijos Abogados?