La protección de datos en los ficheros de morosos

protección de datos fichero de morosos

Entre las mayores preocupaciones para los consumidores está la posibilidad de ser colocado en los ficheros de morosos, que son un sistema de informes negativos de crédito. Esto, como es de imaginarse, incide directamente en la vida privada y social de la persona afectada. La consecuencia más habitual es cuando se solicita un préstamo y el banco lo rechaza porque saben que existen otras deudas impagas
con otras entidades financieras. Esto ocurre porque teniendo en cuenta la información recibida durante la consulta, la entidad financiera se formó una opinión negativa sobre la solvencia de los activos del solicitante.

Ante esta situación, también surgen cuestiones relacionadas directamente con la protección de datos, pues es evidente que mucha de la información que manejan dichos ficheros es sensible. Esto te será útil en caso que desees que se elimine tu nombre de alguno de estos listados. Entonces, en este artículo veremos los pormenores de la protección de datos y los ficheros morosos.

¿Es legal la forma en que los ficheros morosos agregan los datos crediticios?

En realidad, la inclusión de los datos crediticios están amparados por la normativa vigente, por lo que es completamente legal su almacenamiento y publicación. Por supuesto, para que esto sea así se debe cumplir una serie de requisitos claramente establecidos en las leyes aplicables.

En primer lugar, el marco legal para el procesamiento de datos debe basarse en los lineamientos estipulados en el Reglamento General de Protección de Datos. Por lo tanto, para los efectos legales, estos ficheros no son más que una medida para proteger el sistema financiero y para que los clientes puedan proteger sus propias finanzas. Entonces, el registro es legal pero debe cumplir con todos los requisitos establecidos en la Ley de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales. Eso significa que las entidades que realizan dichos ficheros no tienen libertad absoluta respecto a la información que almacenarán, procesarán y publicarán.

En consecuencia, será el acreedor o cualquier persona que actúe en su nombre quien proporcione esta información para su inclusión en el archivo de morosos. Además, las deudas deben estar efectivamente en situación de impago y deben ser exigibles. Adicionalmente, la deuda no debe estar sujeta a acciones administrativas, judiciales o sistemas alternativos de solución de controversias.

En tercer lugar, el deudor debe ser informado con antelación de su inclusión en el fichero de morosos. Esto puede hacerse de dos maneras. Por un lado, los acreedores están obligados a informar a los interesados ​​antes de la firma del contrato de crédito sobre la posibilidad de su inclusión un fichero de morosos en caso que se produzca el impago de la deuda. Además, las agencias que gestionan los ficheros en cuestión están obligadas a informar a las personas afectadas ante la inclusión de sus datos.

Por último, los datos sólo podrán conservarse mientras dure el adeudo y por un máximo de 5 años desde la fecha del vencimiento de la deuda. Y el importe del préstamo debe ser de al menos 50 euros. Como es lógico pensar, si una persona ha sido incapaz de pagar 50€, difícilmente podrá solventar una deuda mayor como, por ejemplo, una hipoteca.

¿Cómo se logra que se elimine un nombre del fichero?

Hay varias formas. Por supuesto, la primera y más importante es pagar la deuda. Además, cuándo han pasado cinco años desde que venció, también debe eliminarse el nombre del deudor del registro. Existen otras formas, pero para conocerlas a detalle lo mejor es asesorarse con un abogado experto en protección de datos. De esta forma, la persona afectada podrá acceder con mayor libertad a algún tipo de financiación.

    ¿Te ha resultado útil la información? ¿necesitas ayuda? Contáctanos






    close

    ¡Hazte BeLegal!

    ¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

    Related Posts